sábado, 4 de diciembre de 2010



Ya llega el invierno. Esa estación tan larga y fría. Me gusta pero a la vez la odio. No es como el verano, que me encanta. En invierno tienes que ponerte tropecientasmil capas, muchos días te quedas sin salir porque hace muuucho frío, y se te quitan las ganas y para colmo no hay sol. Lo siento pero yo sin sol no soy persona. Necesito notar los rayos del sol rozando mi piel. Soporto muy bien el frío pero me desmotiva mucho. Me deprime este tiempo. La parte buena que tiene el invierno... no sé, no la encuentro. Diría que la nieve, pero ya la tengo muy vista.Pero sí, me encanta la nieve. Me encanta tumbarme en el suelo y hacer ángeles moviendo los brazos y las piernas.Odio los días de invierno en los que llueve,eso si que desmotiva. En invierno los días son más cortos, se hace de noche antes, por lo que hay que ir a casa antes.Y hay menos sitios a los que ir y menos cosas que hacer. Pero, ¿sabéis qué? que yo solo necesito dos cosas para pasarlo bien. Y son ellas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario